Encontraron un bizcocho de 106 años intacto en la Antártida

El edificio más viejo de la Antártida guardaba una curiosidad sorprendentemente bien conservada: un bizcocho de frutas horneado hace un siglo que, gracias al frío extremo del Polo Sur, estaba "casi comestible".

Lo llamativo fue que al llegar al contenido, los investigadores se encontraron con que el bizcocho "se veía y olía (casi) comestible", según ha informado el Fideicomiso del Patrimonio Antártico (Antartic Heritage Trust), la fundación responsable de las restauraciones reseña El País.

"Hallar un pastel de fruta preservado de forma tan perfecta en el último puñado de latas gravemente oxidadas fue una sorpresa".

El budín, fabricado por la empresa británica Huntley & Palmers, aún se encontraba envuelto en papel y en una lata de estaño.

Antartic Heritage Trust
Hallan en la Antártida bien conservado un budín de frutas de hace 106 años

El edificio más antiguo de la Antártida es una cabaña construída en 1899 en Cabo Adare que fue utilizada por el equipo de Scott que intentó ser el primero en alcanzar el punto exacto del polo sur, aunque llegó el 17 de enero de 1912, 35 días después que el noruego Roald Amundsen.

El comunicado indica que el dulce pudo haber pertenecido a la expedición de Robert Falcon Scott, un oficial y explorador de la Marina Real Británica que estuvo al mando de dos viajes al continente austral: Discovery (1901-1904) y Terra Nova (1910-1913), ambos fracasaron.

"Era una comida con alto valor energético, ideal para el clima antártico", dijo Lizzie Meek, del grupo neozelandés, quien aseguró que aún hoy se siguen utilizando alimentos similares para las expediciones antárticas. La expedición Terra Nova tuvo un trágico final, ya que los cinco miembros murieron cuando regresaban a su base.

Edition: