Preocupación en farmacias uruguayas que venden marihuana por cierre de cuentas

Precisamente, el escaso número de farmacias que aceptaron vender marihuana, 16 locales de los 1.000 que hay aproximadamente en todo Uruguay, es una muestra de que ni siquiera los dueños de las farmacias están convencidos de la conveniencia de ofrecer y vender este producto.

Según la encuestadora Opción Consultores, un 50% de los encuestados se posiciona en desacuerdo con la venta de marihuana en farmacias.

El profesional aseguró que el stock máximo de dos kilos que pueden tener las farmacias se agota "en cuatro o cinco horas", y que deja "una utilidad de 12.000 o 13.000 pesos".

Ello se debió a que el propietario de la farmacia recibió una comunicación de parte del banco Santander en la cual se le informaba que, "atendiendo a determinadas políticas institucionales, se le cerraría su cuenta como consecuencia de que vende cannabis". "Lo que no está funcionando bien es la reposición porque esto ha sido desbordante", agregó Duran.

De todos modos, el banco Santander fue categórico con los farmacéuticos autorizados: aunque esos clientes se arrepientan y dejen de vender cannabis, la institución no los volverá a aceptar. Fuentes del instituto dijeron a El Observador que trabajan para la normalización en la distribución, porque es un proceso que comenzó a funcionar hace poco tiempo.

En estos momentos el mundo entero tiene sus ojos puestos en Uruguay, que acaba de implementar la venta legal de marihuana para uso recreativo. “Las farmacias se han puesto al servicio de una política del Estado y han acompañado una regulación legal de las más estrictas y controladas que hay”, apuntó Durán.

Por esta razón, consideró que el Brou es el banco "que está más apto" para trabajar con los comerciantes y empresarios vinculados al cannabis. Se trata de una experiencia inédita que implica un gran riesgo para la salud de la población porque contribuye a promocionar el consumo de una droga altamente adictiva, que puede causar más trastornos que beneficios en la gente que la consume, como ha sido demostrado científicamente. No es el único caso que está con este problema, ya que otros bancos -incluso el estatal Banco de la República- encuentran que los contratos con casas matrices o corresponsales del exterior les impiden tener como clientes a quienes comercialicen este tipo de productos. Según sus palabras hay 20 farmacias en lista de espera para empezar a comercializar cannabis.

Desde entonces, el total de compradores habilitados subió a más de 11.000 personas. En tres semanas se anotaron más de 8 mil uruguayos.

Los bancos internacionales con sucursales en Uruguay estudian el funcionamiento del sistema financiero local para tomar una decisión.

Edition: